Cáncer testicular en niños

Mediante un abordaje inguinal se ubica el testículo, se disecan los elementos del cordón, se trata el saco herniario (presente en el 90% de los casos) y luego se lleva el testículo al escroto realizando una pexia del mismo para evitar su ascenso ulterior.

Es necesario llevar hacia abajo el testículo sin tensión y sin esqueletizar los vasos espermáticos. La tensión sobre estos vasos origina trombosis vascular y atrofia testicular secundaria.

A la edad en que se realiza actualmente el tratamiento de esta patología, los elementos del cordón son muy frágiles (finos y fáciles de traumatizar) sino se realiza por individuos con mucha experiencia.

Es por eso que toda la literatura consultada es coincidente en que esta operación debe de ser realizada por cirujano pediatra o por urólogo pediatra y con un ayudante también que se encuentre bien especializado. Al igual que la anestesia debe ser administrada por un anestesista pediátrico.

En situaciones especiales tales como testículos no palpables la utilización de la cirugía video-asistida o cirugía laparoscópica tiene actualmente una enorme importancia.

En primer lugar realiza el diagnóstico diferencial entre ausencia o presencia del testículo. Luego se puede predecir si el testículo podrá o no ser descendido con facilidad a la bolsa.