Cómo influyen los colores en nuestra salud y apetito

Para mantenerte en tu empresa de reducir peso, puedes llevar a cabo acciones para motivarte y conseguir tus propósitos, siempre sin realizar excesos y siguiendo los consejos de tu médico o dietista.

Hay muchas formas de automotivarse para conseguir tu reto. Quizás nunca te hayas fijado, pero en los sitios de comida rápida nunca hay carteles de color azul. Aunque te parezca sorprendente entre las funciones del color azul está la de supresor del apetito. Coloca en la mesa un mantel azul, platos azules o llevar ropa azul te hará comer menos. Por el contrario, evitar el rojo, amarillo y naranja en las zonas de su cena.

Una vez alcanzado el peso ideal deshazte de la ropa que tenga mucha más talla de tu talla, la idea de tener que comprarte ropa nueva si engordas será un gran incentivo para frenar el aumento de peso. Tendrás una motivación para mantener las curvas de tu estilizada figura.

Un contador de pasos puede ser una buena forma para comprobar si mueves tu cuerpo lo suficiente. Muchas veces llevamos una vida sedentaria y no somos conscientes hasta que punto nos dejamos llevar por la falta de movimiento y ejercicio físico.

Si procuramos crear nuestros propios métodos y rutinas, conseguiremos sentirnos mejor por dentro y por fuera. Mejorar nuestra imagen nos hará sentirnos mejor con nuestra piel y nuestro cuerpo.