¿Qué es la diverticulectomía?

El procedimiento de elección es la extirpación del divertículo o diverticulectomía, combinada con la sección o miotomía del músculo cricofaringeo para evitar la recidiva.

Cualquiera que sea la sutura empleada, debe de ponerse especial cuidado en no estrechar la luz esofágica.

Muchos autores recomiendan extender la miotomía cricofaríngea 2 a 3 cm en el esófago cervical para eliminar por completo la zona esfinteriana de alta presión.

La miotomía como único procedimiento quirúrgico (sin diverticulotomía) ha sido indicado en divertículos menores de 4 cm. El propósito es eliminar el riesgo de fístula esofágica postoperatoria, aunque a costa de un índice de recidivas.

Con el mismo propósito, algunos autores prefieren tratar los divertículos de mediano tamaño mediante la denominada diverticulopexia.

Este procedimiento consiste en elevar el fondo de la bolsa diverticular y suturarlo a las fascia prevertebral, de manera que la bolsa suspendida no puede llenarse. Habitualmente se asocia a este procedimiento una miotomía del cricofaríngeo.

En enfermos ancianos, con riesgos quirúrgicos muy elevado, en especial cuando existe patología respiratoria severa, puede estar indicado el tratamiento endoscópico del divertículo de Zenker.