Tratamiento quirúrgico de la hidatidosis pulmonar

Existen diversos procedimientos cuya indicación depende de la localización y el tamaño del quiste, así como de las condiciones de la cavidad residual (complejo periquístico).

En el quiste hialino periférico de adventicia mínima, y por ende, con complejo periquístico reversible, el tratamiento de elección es el procedimiento de Allende-Langer.

Consiste en la extirpación del quiste, sutura de los bronquios comunicados con la cavidad y cierre de este mediante suturas concéntricas (en jareta) desde la profundidad a la superficie.

En el quiste mediano complicado y periférico, cuyo complejo periquístico es irreversible, está indicado el procedimiento de Velarde Pérez Fontana, o sea, la extirpación del quiste y del complejo periquístico (periquistectomía), sutura bronquial y cierre de la cavidad mediante suturas concéntricas.

En quistes medianos o centrales, voluminosos y complicados, la periquistectomía puede ocasionar lesiones del hilo pulmonar. En estos casos está indicado el procedimiento combinado de Brea: extirpación del parásito, periquistectomía parcial y sutura bronquial.

En los quistes medianos y gran volumen debe de prevenirse la aspiración bronquial que puede ocurrir con la posición decúbito lateral. Para ello se recomienda la intubación traqueobronquial con tubos de doble luz tipo Carlens, que permiten el bloqueo selectivo y facilitan las maniobras quirúrgicas.